Parabrisas

 

EL PARABRISAS

 

   Porque la visibilidad es uno de los elementos claves de su seguridad Peugeot le informa sobre los diferentes tipos de impactos que pueden deteriorar los parabrisas y limpiaparabrisas y le muestra los métodos de reparación y de cambio utilizados en nuestra red.

 

 

LA HISTORIA DEL PARABRISAS:

Antes de 1910: Para evitar las lesiones que podían producirse en caso de accidente, ningún vehículo estaba equipado de parabrisas.

Entre 1910 y 1940: Los vehículos sólo estaban equipados con los parabrisas versión estratificada. En caso de colisión, caían sobre la parte delantera del coche.

A finales de los años 40: En este período aparecen los primeros parabrisas de vidrio templado. En caso de impacto, estallaban en mil pedazos, por lo cual en la actualidad sólo encontramos esta calidad de vidrio en las lunas laterales. Por fin aparecieron los parabrisas laminados constituidos por capas alternas de láminas de vidrio y policarbonato garantes de una mayor seguridad. Dos vidrios se ensamblan y mantienen juntos mediante un intercalar de polibutiral de vinilo, resistente al desgarro y extensible (PVB). En caso de colisión, el intercalar de PVB mantiene los fragmentos de vidrio juntos, garantizando la transparencia y la cohesión del parabrisas. Como este vidrio es mucho más duro, es necesario llevar puesto el cinturón de seguridad.

Desde el 1 de enero de 1983, los parabrisas de cristal laminado son obligatorios por razones de seguridad.

 

En el marco de las normativas de homologación, se han efectuado pruebas estándar en los parabrisas, para controlar:

- la visibilidad residual después de la rotura del parabrisas,
- la resistencia a la penetración de objetos,
- la resistencia a la colisión de la cabeza de los ocupantes,
- la resistencia al medio ambiente, a sus variaciones (temperatura, humedad, etc.), así como a ciertos agentes químicos (productos de limpieza, etc.),
- las prestaciones ópticas (transmisión de la luz, limitación de las deformaciones o del desdoblamiento de imágenes de los objetos vistos a través del parabrisas).

¡ATENCIÓN!
Un parabrisas en mal estado es un impedimento para pasar la inspección técnica de vehículos.

¿Cómo saberlo?
Los 4 impactos más corrientes:
- en estrella
- en burbuja
- en semiburbuja
- en burbuja y en estrella
Si los impactos se encuentran en el campo de visión del conductor, si sobrepasan 15 mm de diámetro o si hay más de 2 impactos, se recomienda cambiar el parabrisas.

 

La reparación de un parabrisas es un verdadero ahorro para usted y para su seguro. El coste de una reparación es más barato que el cambio del parabrisas. Después de la reparación, sólo queda una señal imperceptible del impacto. Una vez reparado, el parabrisas es tan sólido como cuando era nuevo. Sin olvidar la ganancia de tiempo. En efecto, su vehículo no estará inmovilizado más de una hora.

Método y procedimiento: el método de reparación es sencillo, rápido y eficaz. La técnica consiste en inyectar una resina química en el impacto por medio de unos aparatos especiales. Después, se endurece la resina con una lámpara de rayos ultravioleta y, para terminar, se pulen las rebabas con una pasta especial.

Productos: La calidad de las reparaciones está garantizada gracias a los productos utilizados y al saber hacer de la Red Peugeot. Las resinas utilizadas son de altas prestaciones y hacen que la reparación sea duradera. Permiten reparar todo tipo de limpiaparabrisas laminados: convencionales, autorreflectantes y térmicos.

En qué caso debe cambiar su parabrisas:
- si el impacto está en su campo de visión
- si el tamaño del impacto es superior a 15 mm
- si el número es demasiado elevado (> 2 impactos)

El trabajo debe ser efectuado por un profesional. El método de sustitución es delicado, por lo que es preferible que se dirija a profesionales, que son los únicos habilitados para efectuar, después, las pruebas de homologación. Peugeot garantiza sus Piezas de Origen para su seguridad. Son sometidas a pruebas estrictas para garantizar su resistencia a los impactos.

 

LIMPIAPARABRISAS

Las inclemencias del tiempo, los cambios bruscos de temperatura y el simple uso alteran rápidamente los cauchos los limpiaparabrisas.

Las escobillas se vuelven rugosas e irregulares y extienden sobre el parabrisas los polvos acumulados y los residuos aplastados. Lejos de ayudar a los automovilistas a mejorar su visibilidad, ¡la reducen cuando más la necesitan!

La calidad de la limpieza depende de la asociación de tres componentes perfectamente definidos:
- Piezas de montaje,
- Armadura,
- Hoja.

La deficiencia de uno o varios de estos tres elementos a menudo tiene inconvenientes, e incluso acarrea incidentes graves:
- Ruidos.
- Parabrisas rayado.
- Disminución brusca de la flexibilidad de las articulaciones y de la elasticidad de la hoja.
- Ángulos afilados, partes cortantes, productos quebradizos.
- Mala visibilidad por la noche o en caso de llovizna (deformación de la visión de los rayos de luz).

1° caso:
- Hoja de caucho agrietada o rasgada debido al hielo, el calor o las inclemencias del tiempo.

2° caso:
- Contaminación en el parabrisas o en la hoja.
- Hoja aplastada por la presión demasiado fuerte del porta-escobillas.
- Hoja endurecida por la antigüedad o el calor.

3° caso:
- Hoja endurecida por la antigüedad o el calor.
- Hoja aplastada por la presión demasiado fuerte del porta-escobillas.
- Juego demasiado importante entre el porta-escobillas y la escobilla.


4° caso:
- Presión insuficiente del porta-escobillas.
- Falta de adherencia de la escobilla a una velocidad elevada. fuerte del porta-escobillas.
- Mala repartición de la presión de la escobilla sobre el parabrisas.


En cada uno de estos casos, cambie la escobilla y controle el porta-escobillas.