Historia

 

HISTORIA

 

1810-1888

El año 1810 representa el verdadero punto de partida de las Fábricas Peugeot. Sin embargo, la historia había comenzado en 1766, en la ciudad de Herimoncorut, Francia, donde un aventurero llamado Jean Jacques Peugeot había creado un molino de trigo.

En 1812, Jean-Frédéric y Jean-Pierre Peugeot obtuvieron la autorización del prefecto de Doubs para transformar su molino en una fábrica de acero laminado para hojas de sierra y muelles de relojería, así como de acero cilíndrico pulido. Fundaron entonces la primera sociedad "Peugeot Hermanos".


En 1818, los hermanos registraron su primera patente para la fabricación de sierras, anunciando el comienzo de una nueva era en la fabricación de herramientas.

En 1840 el molinillo de café Peugeot se convirtió en un utensilio de cocina fundamental en todos los hogares y a él se anexaron otros enseres domésticos de los cuales el molinillo de pimienta se continúa fabricando en la actualidad.

Una década más tarde, en 1850, las sierras comenzaron a aparecer con un logo que sería distintivo de la marca: un león grabado en las hojas metálicas comienza a ser el identificador de marca. Cuenta la leyenda, que los dientes de la sierra evocan la mandíbula del león, animal que representa la fuerza, el vigor, la velocidad y la flexibilidad.
 

En 1858, Peugeot registra la imagen del león para sus productos. Peugeot comenzó a fabricar y a vender su primera bicicleta, el Grand-Bi, en 1882. La idea original fue del genial Armand Peugeot, que se había dado cuenta del potencial de este nuevo medio de locomoción durante sus estudios en Inglaterra

 

 

 

1889-1912

En 1889, Armand Peugeot se lanzó a la aventura del automóvil con su primer triciclo accionado por un motor a vapor -diseñado por León Serpollet-. También fue el creador de la marca de vehículos Automóviles Peugeot, apartado de su hermano Eugène, quien no creía en el futuro de los experimentos con triciclos motorizados.

Armand Peugeot produjo en 1890 su primer automóvil con motor de petróleo, del cual se fabricaron 4 ejemplares.

El modelo 3, de 1891, incorporaba un manillar muy parecido al de un tranvía y fue el primero en ser fabricado en serie. Se construyeron 64 en cuatro años.

El modelo 10 de 1894 puede ser considerado como el primer break.

En 1895 el modelo 8 de cuatro plazas fue el automóvil vencedor de la primera carrera cronometrada organizada en el mundo entre París-Burdeos-París, con un recorrido de 1.180 Km.

En 1896, Armand Peugeot produjo el primer motor Peugeot diseñado por el ingeniero Gratien Michaux.

Se trataba del "Voiturette Tipo 26", equipado con ese motor, que además puede ser considerado el primer transformable, cuyo asiento delantero podía echarse hacia atrás o hacia adelante. El Tipo 26 fue el primer vehículo que incorporaba parabrisas.
En 1906 Peugeot fabricó 2.900 vehículos en sus factorías.

.

 

1913-1939

Entre 1913 y 1916 se fabricaron 3.000 ejemplares del modelo Bébé desarrollado por un joven ingeniero italiano afincado en Molsheim Alsacia y de nombre Ettore Buggatti. Era un coche muy moderno para la época que incorporaba frenos de tambor en las ruedas traseras. El motor era un cuatro cilindros en linea de 856 cm3 que producía 10 HP a 2000 r.p.m.

Peugeot ganó las 500 millas de Indianápolis en 1913, 1916 y 1919.
Tras la muerte en 1915 de Armand Peugeot, Robert, el segundo de sus sobrinos, fue el encargado de tomar las riendas de la empresa hasta 1941.

En el Salón del Automóvil de Bruselas en 1920 se presentó el Quadrilette, el automóvil que permitió a Peugeot salir del bache producido por la Primera Guerra Mundial y la imposibilidad de pagar un coche debido a la escasez de dinero de la gran mayoría de la población francesa.

El 201 se lanzó en 1930 en plena crisis económica, tras el crack bursátil de Wall Street. Las inversiones que se habían destinado al complejo industrial de Sochaux impidieron sin duda que la empresa quebrara, a diferencia de lo que les ocurrió a muchos constructores automovilísticos de aquella época. La modernización y la generalización de la producción en serie aumentaron la rentabilidad de las fábricas.
Hasta ese momento, los modelos Peugeot iban siguiendo una numeración más o menos lógica. A partir de ese modelo, la primera cifra indicaba la serie, la última la cronología dentro de la serie y todo se articulaba en torno al cero central.

Tras el 201 aparecerían, al cabo de tres años, el 301 de 1465 cm3 y 34 C.V que no era otra cosa que un 201 ampliado. La verdadera evolución llegó con el 401 de 1720 cm3 y 44 HP Incorporaba como primicia un nuevo equipamiento para el confort de los pasajeros del automóvil: la radio a bordo.

Habría que esperar hasta 1934 para que Peugeot presentase el modelo más largo de la nueva serie: el 601 de 2148 cm3 y 60 HP (El 6 era debido a los cilindros en línea que incorporaba). Alcanzaba sin demasiados esfuerzos los 110 km/h.

 

 

 

1935-1945 

La década del 30 trajo muchos cambios, entre los que destacan la incorporación del diseño y las líneas estéticas a los automóviles. Peugeot reaccionó a tiempo ante esta circunstancia y presentó su nueva serie 2.

En el Salón de París de 1935 fue presentado el primer vehículo de esta serie, el 402. Era un coche largo (4, 85 m.), potente (incorporaba un motor de 4 cilindros en

línea de 1991 cm3 y 55 C.V.) y lujoso (capots abatibles), con una silueta inconfundible. Y en el Salón de 1936 Peugeot presentó el 302 con un motor de 4 cilindros de 1758 cm3 y 43 C.V.

Las técnicas de fabricación de la carrocería evolucionaron hacia el modelo totalmente de acero. Desapareció el estribo y los faros se colocaron detrás de la rejilla del radiador, hecho que confería formas todavía más fluidas. A la elegancia de su carrocería denominada "Fuseau de Sochaux" (Cohete de Sochaux), se añadieron prestaciones seductoras y dos cualidades tradicionales de Peugeot: el mantenimiento económico y la robustez.
 

Cuando empezó la contienda militar de la Segunda Guerra Mundial, en la que fueron requisadas decenas de miles de vehículos particulares, los oficiales -particularmente los de aire- intentaron bajo todos los medios que les fueran asignados un 402 BL (con techo fijo) o un exclusivo Cabriolet.

En febrero de 1938 se presentó el modelo más pequeño de la serie 2 el 202. Era impulsado por un motor de 4 cilindros de 1133 cm3 y 30 C.V. que le permitía alcanzar los 100 km/h. Sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial y además se produjeron versiones berlina, cabriolet y break. 

 

 

1946-1959

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, Peugeot necesitó 3 años para producir en serie su nuevo vehículo que sustituiría al 202. Se trataba del 203 e iba destinado al segmento de los coches medios.

Presentado en el Salón del Automóvil de París en 1948, el modelo 203 fue el coche de la renovación y de la reconquista. Único modelo de esa gama, fue también el primer Peugeot con casco autoportante, tal y como lo son casi todos los vehículos ahora.

Este modelo está estrechamente ligado a la euforia de la posguerra y a los recuerdos de las vacaciones con la familia. El león sobre el capó parecía que se estuviera tragando los kilómetros, pero desgraciadamente desapareció en septiembre de 1958 para adecuarse a la ley sobre las piezas que sobresalían de las carrocerías.

Gracias a este modelo, Peugeot pudo salir airoso de la debacle ocasionada por el período oscuro de la guerra. Hasta 1960 -en que fue presentado el 404- se produjeron 686.000 unidades del 203.

Para no dejar pasar el éxito obtenido con el 203 en 1950 Peugeot presenta el 403. En este caso el estilo procede de Italia y no de Estados Unidos. Establecerá una estrecha colaboración que ha durado hasta nuestros días con Pininfarina. El 403 simboliza la robustez, la seguridad y el confort. Es el primer vehículo que viene equipado de fábrica con un parabrisas abombado y una caja de cambios íntegramente sincronizada. Posee un motor de 1468 cm3 y 58 CV y podía fácilmente alcanzar los 135 km/h.

 

Los modelos breaks y familiares del 403 tuvieron un considerable éxito tanto en Francia como en el África francoparlante que llevó a que casi la totalidad de los taxis, desde Senegal hasta Costa de Marfil, fuesen modelos Peugeot.

El primer motor diesel francés Indenor montado en gran serie a partir de septiembre de 1959 en el 403 D iba a situar a Peugeot en un segmento de mercado del que continúa siendo el líder indiscutido

 

 

 

1960-1975

El 404 apareció en 1960. La línea también provenía de la creatividad de Pininfarina. Supuso un gran avance en la colaboración entre Peugeot y Pininfarina. En efecto, todas las carrocerías del cabriolet 404 se montaron en su totalidad en Italia, en las modernas instalaciones del gran carrocero.

Contaba con un motor de inyección de 1618 cm3 y 72 CV. Se trataba de un coche ágil y con un sutil aire deportivo. En 1965 se presentó un modelo con una caja de cambios automática para deleite de todos aquellos que buscaban un mayor confort en la conducción.

La característica principal que Peugeot irá asumiendo con los años es la de una innegable deportividad.
Desde 1962 Peugeot se propuso un motor de inyección mecánica Kügelfisher con una potencia de 85, más tarde de 95CV. Los amantes del confort pudieron disfrutar de una caja automática y la potencia del motor con carburador "de base" llegó hasta 80 CV, mientras un diesel Indenor cautivó a los espíritus ahorrativos. El 404 fue siempre un vehículo muy equilibrado.

El cabriolet conoció un auténtico éxito, especialmente entre las damas. La participación del 404 en los rallies africanos dejará huellas indelebles en el suelo de este gran continente.

El 204 representó una inversión enorme, tanto psicológicamente como en el plano material, pero esta ofensiva representó verdaderamente una de las mayores manifestaciones de una agresividad razonada, basada en el axioma popular.

El coupé y el cabriolet tuvieron mucho éxito entre los jóvenes. Hoy en día estos modelos todavía conservan el glamour de aquellos años.

La espectacular penetración de los productos Peugeot en el ámbito de los "utilitarios medios" con los 204/304 y de los auténticos "utilitarios" con el 104 no impedía que el tiempo fuese pasando y que el 404 fuera envejeciendo.

En 1968 apareció el legendario 504. El aumento de cilindrada y de volumen acompañaba la evolución social de una clientela adquirida desde el 203. En 1970, la berlina 504 parecía un prototipo de coche burgués acomodado. El 504 fue un coche muy simpático a causa de un estilo que aún reunía de algún modo un afortunado compromiso entre lo macizo del 403 y la grácil silueta del 404. Sabía ser plácido o deportivo y el ambiente de su habitáculo contribuía a la óptima relajación de sus ocupantes. Pero esto no le impidió ganar numerosas competiciones.

En Argentina, el 504 se convirtió en un auténtico favorito que cautivó -y sigue cautivando- a varias generaciones.

El 604 fue presentado en el Salón de Ginebra en marzo de 1975. Con un motor V6, sus 144 CV proporcionaban unos resultados más bien elocuentes.

 

 

 

1976-1989

El 305 fue exhibido por primera vez en noviembre de 1977 y en 1979 apareció la versión Diesel 6 que se reveló inmediatamente como un gran éxito comercial a causa de sus muy satisfactorios resultados.

El 505, inspirado en Pininfarina, se presentó bajo varios acabados y con numerosas opciones, entre las cuales se contaba, por ejemplo, un techo practicable de mando.

Había cerca de 25 versiones diferentes, para todos los gustos, siempre conservando el diseño distinguido del 505.

El 205 salió a la venta en febrero de 1983. En cuanto a estilo, después de bastantes maquetas de Pininfarina y de las oficinas de proyectos Peugeot, se encontró finalmente un buen equilibrio. Había nacido la silueta de aquel que iba a convertirse en un número uno en ventas. En agosto de 1983, el primer 205 Turbo 16 grupo B fue acogido favorablemente por los corredores. Esta vez, se trataba de una provocación, un verdadero desafío lanzado a la competencia. El 205 frenaba mucho mejor que su principal rival, tanto en distancia de parada como en estabilidad de trayectoria y en resistencia al calentamiento. Asimismo, la suspensión del 205 constituía un mejor compromiso entre el confort y la adherencia propiamente dicha.
 

 

 

1990-Hoy

La serie 6, históricamente hablando, representa un nexo de unión entre una serie 5, que fue quizás la más prestigiosa del libro de armas de Peugeot, y una serie 7.

El 106 nació en septiembre de 1991. Construido en Mulhouse, el nuevo coche se cuidó mucho, tanto estéticamente hablando como por lo que respecta al equipamiento y la calidad de fabricación.

Como segunda posibilidad de la serie 6, el 306 llegó en enero de 1994 a situarse por encima del 205. Este coche se ha negado a plegarse al estilo "bio", todo curvas y volutas, que ha llegado de Japón y sobre el que se han precipitado las filiales europeas de los grandes grupos americanos. Así el 306 se sitúa en las antípodas de esta tendencia, dando pruebas de una gran simplicidad de líneas.

El 806 es fruto de la cooperación entre PSA (Peugeot-Citroën) y Fiat. Presenta un progreso por lo que respecta a las cualidades en carretera: progreso en equilibrio en general, menor balanceo y, sobre todo, suspensión trasera sensiblemente más confortable.

El 406 apareció en noviembre de 1995. El éxito es innegable por lo que respecta a la carrocería, cuyo origen está en una síntesis de los proyectos presentados por la oficina de Estilo Peugeot y por el creador italiano Pininfarina. Es un vehículo agradable para la vista, coche elegante y seguro de sí mismo, el 406 oculta igualmente una tecnología y un equipamiento que, en la escala de la competencia internacional, lo elevan a un nivel de alta categoría.

Al 206 le tocó la difícil misión de reemplazar al prestigioso 205.

En 1996 apareció el 206, con su diseño atractivo y un equipamiento superior al esperado para su segmento. Su dinamismo quedó demostrado sobre todo con sus versiones deportivas -el 206 WRC fue Campeón Mundial de Rally en el 2000-. Así, Peugeot creó un nuevo concepto en automóviles: el 206 concilia estética, confort e innovación, y su gran éxito de ventas demuestra que ya se convirtió en un favorito de la gente.