Escape

EL ESCAPE

 

El escape desempeña un papel decisivo en tres ámbitos concretos:

-Protección del medio ambiente gracias a la reducción de los contaminantes nocivos en los vehículos catalizados.
-Confort acústico, reduciendo los perjuicios sonoros internos y externos.
-Prestaciones del motor, contribuyendo a mejorar la potencia, el par y el consumo. Se trata de un producto de alta tecnicidad que cumple estrictas normas en materia de legislación sobre el medio ambiente y la acústica, y que responde con precisión a los pliegos de condiciones establecidos por los constructores.  

 

 

¿PARA QUE SIRVE?

Canalizar y evacuar los gases resultantes de la combustión del combustible.
En un motor de explosión, los gases quemados son recogidos por el colector de escape y, después, encaminados hacia el silenciador delantero, el silenciador trasero y la salida. Asegurar la descontaminación y la reducción de los humos

La combustión desprende cuatro tipos de contaminantes nocivos:
- el monóxido de carbono,
- los hidrocarburos, resultantes de una combustión incompleta,
- los óxidos de nitrógeno,
- los humos específicos de los motores Diesel.
El catalizador se encarga de reducir estos contaminantes mediante reacción química.

Reducir las emisiones térmicas.
A la entrada del colector, los gases de combustión tienen una temperatura del orden de 900ºC. Este calor presentaría un peligro si fuera evacuado directamente. El contacto con el aire, en toda la superficie de la línea de escape, contribuye a reducir la temperatura.

Disminuir el nivel sonoro.
Las explosiones provocadas por el ciclo del motor producen ruido. El papel del silenciador es atenuar estos perjuicios acústicos. 

 

 

EL CATALIZADOR 

La función del catalizador:
Está destinado a reducir, por catálisis, los gases nocivos resultantes de la combustión: monóxido de carbono, hidrocarburos y óxidos de nitrógeno. La catálisis es un fenómeno que, por medio de un "catalizador", favorece las reacciones químicas.

Descripción:
El conducto catalítico está constituido por una cubierta de acero inoxidable, un aislante térmico y un soporte en nido de abeja impregnado de metales preciosos (catalizador) como platino y rodio.

Principio de funcionamiento:
En contacto con los metales preciosos, una reacción química transforma los contaminantes en gases menos tóxicos. La materia activa (Platino y Rodio) sirve únicamente para mejorar esta reacción química, de lo que resulta su nombre de catalizador.



LA SONDA LOMBDA

El principio de funcionamiento:
Para ser óptima, la catálisis requiere una mezcla aire/combustible muy precisa que permita regular la temperatura del catalizador (entre 600° c y 800° c).

La función de la sonda Lambda:
La sonda Lambda tiene como misión medir el contenido de oxígeno de los gases de escape e informar de ello al calculador. Este último corrige la cantidad de gasolina suministrada al motor para obtener una mezcla óptima.   

 

 

EL CANISTER

Su función:
Desde 1992, las instancias internacionales tienen en cuenta la emisión de vapores de hidrocarburos para luchar contra la contaminación. El canister, u absorbedor, almacena los vapores de gasolina procedentes del depósito y permite que el motor los recicle. De este modo, no son emitidos al aire libre.

Descripción:
El canister va situado entre el depósito y el tubo de admisión. Contiene carbón activo, que tiene la propiedad de absorber los vapores de gasolina. Su fondo es permeable al aire. Toma de aire filtrado.  

 

 

¿A QUE SE DEBE EL DESGASTE DEL SILENCIADOR?

La circulación en medio urbano es el principal factor de desgaste del silenciador
Contrariamente a lo que podría pensarse, no son los largos recorridos por autopista los que aceleran el deterioro de los silenciadores.
Los daños más graves se producen en circulación urbana. Dado que la línea de escape sólo alcanza su temperatura normal de funcionamiento después de un mínimo de 5 kilómetros, los pequeños recorridos urbanos son propicios para la condensación de los gases. Los silenciadores se llenan con agua cargada de ácido que ataca las chapas del interior. A esto se añaden las descargas térmicas debidas a la sucesión de puestas en marcha y paradas frecuentes del motor.
En cambio, cuando nieva, la sal extendida en las carreteras genera una corrosión exterior. Tampoco hay que olvidar los eventuales golpes que recibe el silenciador bajo la caja del vehículo.

La duración de una línea de escape se acorta con una utilización permanente en medio urbano. En cambio, una utilización como la de los taxis y los coches que recorren grandes distancias le garantiza una mayor longevidad. No obstante, le recomendamos verificarla regularmente, al menos una vez por año.

No olvide que el buen mantenimiento de los elementos motores (bujías, filtro de aire, cambio de aceite, etc.) aumenta la longevidad del catalizador.

Lo que hay que saber: cuando un escape es defectuoso

Recuerde que su catalizador es frágil. Puede deteriorarse, e incluso destruirse, cuando el sistema de encendido es defectuoso (bujías desconectadas) o cuando se utilizan aditivos para lubricantes y combustibles no homologados que contengan plomo. Cuando un escape es defectuoso, además de perjuicios sonoros, puede causar deterioros a nivel del motor.