1990-Hoy

1990-Hoy

 

La serie 6, históricamente hablando, representa un nexo de unión entre una serie 5, que fue quizás la más prestigiosa del libro de armas de Peugeot, y una serie 7.

El 106 nació en septiembre de 1991. Construido en Mulhouse, el nuevo coche se cuidó mucho, tanto estéticamente hablando como por lo que respecta al equipamiento y la calidad de fabricación.

Como segunda posibilidad de la serie 6, el 306 llegó en enero de 1994 a situarse por encima del 205. Este coche se ha negado a plegarse al estilo "bio", todo curvas y volutas, que ha llegado de Japón y sobre el que se han precipitado las filiales europeas de los grandes grupos americanos. Así el 306 se sitúa en las antípodas de esta tendencia, dando pruebas de una gran simplicidad de líneas.

El 806 es fruto de la cooperación entre PSA (Peugeot-Citroën) y Fiat. Presenta un progreso por lo que respecta a las cualidades en carretera: progreso en equilibrio en general, menor balanceo y, sobre todo, suspensión trasera sensiblemente más confortable.

El 406 apareció en noviembre de 1995. El éxito es innegable por lo que respecta a la carrocería, cuyo origen está en una síntesis de los proyectos presentados por la oficina de Estilo Peugeot y por el creador italiano Pininfarina. Es un vehículo agradable para la vista, coche elegante y seguro de sí mismo, el 406 oculta igualmente una tecnología y un equipamiento que, en la escala de la competencia internacional, lo elevan a un nivel de alta categoría.

Al 206 le tocó la difícil misión de reemplazar al prestigioso 205.

En 1996 apareció el 206, con su diseño atractivo y un equipamiento superior al esperado para su segmento. Su dinamismo quedó demostrado sobre todo con sus versiones deportivas -el 206 WRC fue Campeón Mundial de Rally en el 2000-. Así, Peugeot creó un nuevo concepto en automóviles: el 206 concilia estética, confort e innovación, y su gran éxito de ventas demuestra que ya se convirtió en un favorito de la gente.