1960-1975

1960-1975

El 404 apareció en 1960. La línea también provenía de la creatividad de Pininfarina. Supuso un gran avance en la colaboración entre Peugeot y Pininfarina. En efecto, todas las carrocerías del cabriolet 404 se montaron en su totalidad en Italia, en las modernas instalaciones del gran carrocero.

Contaba con un motor de inyección de 1618 cm3 y 72 CV. Se trataba de un coche ágil y con un sutil aire deportivo. En 1965 se presentó un modelo con una caja de cambios automática para deleite de todos aquellos que buscaban un mayor confort en la conducción.

La característica principal que Peugeot irá asumiendo con los años es la de una innegable deportividad.
Desde 1962 Peugeot se propuso un motor de inyección mecánica Kügelfisher con una potencia de 85, más tarde de 95CV. Los amantes del confort pudieron disfrutar de una caja automática y la potencia del motor con carburador "de base" llegó hasta 80 CV, mientras un diesel Indenor cautivó a los espíritus ahorrativos. El 404 fue siempre un vehículo muy equilibrado.

El cabriolet conoció un auténtico éxito, especialmente entre las damas. La participación del 404 en los rallies africanos dejará huellas indelebles en el suelo de este gran continente.

El 204 representó una inversión enorme, tanto psicológicamente como en el plano material, pero esta ofensiva representó verdaderamente una de las mayores manifestaciones de una agresividad razonada, basada en el axioma popular.

El coupé y el cabriolet tuvieron mucho éxito entre los jóvenes. Hoy en día estos modelos todavía conservan el glamour de aquellos años.

La espectacular penetración de los productos Peugeot en el ámbito de los "utilitarios medios" con los 204/304 y de los auténticos "utilitarios" con el 104 no impedía que el tiempo fuese pasando y que el 404 fuera envejeciendo.

En 1968 apareció el legendario 504. El aumento de cilindrada y de volumen acompañaba la evolución social de una clientela adquirida desde el 203. En 1970, la berlina 504 parecía un prototipo de coche burgués acomodado. El 504 fue un coche muy simpático a causa de un estilo que aún reunía de algún modo un afortunado compromiso entre lo macizo del 403 y la grácil silueta del 404. Sabía ser plácido o deportivo y el ambiente de su habitáculo contribuía a la óptima relajación de sus ocupantes. Pero esto no le impidió ganar numerosas competiciones.

 

En muchos paises el 504 se convirtió en un auténtico favorito que cautivó -y sigue cautivando- a varias generaciones.

El 604 fue presentado en el Salón de Ginebra en marzo de 1975. Con un motor V6, sus 144 CV proporcionaban unos resultados más bien elocuentes.