1913-1934

 

1913-1934

 

 

Entre 1913 y 1916 se fabricaron 3.000 ejemplares del modelo Bébé desarrollado por un joven ingeniero italiano afincado en Molsheim Alsacia y de nombre Ettore Buggatti. Era un coche muy moderno para la época que incorporaba frenos de tambor en las ruedas traseras. El motor era un cuatro cilindros en linea de 856 cm3 que producía 10 HP a 2000 r.p.m.

Peugeot ganó las 500 millas de Indianápolis en 1913, 1916 y 1919.
Tras la muerte en 1915 de Armand Peugeot, Robert, el segundo de sus sobrinos, fue el encargado de tomar las riendas de la empresa hasta 1941.

En el Salón del Automóvil de Bruselas en 1920 se presentó el Quadrilette, el automóvil que permitió a Peugeot salir del bache producido por la Primera Guerra Mundial y la imposibilidad de pagar un coche debido a la escasez de dinero de la gran mayoría de la población francesa.

El 201 se lanzó en 1930 en plena crisis económica, tras el crack bursátil de Wall Street. Las inversiones que se habían destinado al complejo industrial de Sochaux impidieron sin duda que la empresa quebrara, a diferencia de lo que les ocurrió a muchos constructores automovilísticos de aquella época. La modernización y la generalización de la producción en serie aumentaron la rentabilidad de las fábricas.
Hasta ese momento, los modelos Peugeot iban siguiendo una numeración más o menos lógica. A partir de ese modelo, la primera cifra indicaba la serie, la última la cronología dentro de la serie y todo se articulaba en torno al cero central.


Tras el 201 aparecerían, al cabo de tres años, el 301 de 1465 cm3 y 34 C.V que no era otra cosa que un 201 ampliado. La verdadera evolución llegó con el 401 de 1720 cm3 y 44 HP Incorporaba como primicia un nuevo equipamiento para el confort de los pasajeros del automóvil: la radio a bordo.

Habría que esperar hasta 1934 para que Peugeot presentase el modelo más largo de la nueva serie: el 601 de 2148 cm3 y 60 HP (El 6 era debido a los cilindros en línea que incorporaba). Alcanzaba sin demasiados esfuerzos los 110 km/h.